Categoria: Existencia de Dios

Resurgimiento del Teísmo (Abreviada)

Print

 

 

LA FILOSOFÍA Y LA CREENCIA EN DIOS: EL RESURGIMIENTO DEL TEISMO EN LOS CÍRCULOS FILOSÓFICOS


Introducción


Los filósofos contemporáneos han recobrado el interés por el Dios de la tradición ortodoxa judeo-cristiana debido a que los argumentos teístas son ahora más sofisticados y el liberalismo teológico menos intelectual. Hay dos argumentos teístas muy interesantes que satisfacen la prueba de que Dios existe a aquellos abiertos filosóficamente. Uno propone que creer en Dios es racional, sin necesidad de una evidencia especial. El otro insiste en que todo lo que tiene comienzo tiene una causa, y por lo tanto si el universo tiene comienzo existe una causa.



Con el objetivo de ser claros, definiremos algunos términos: “Dios”, “creencia” y “filosofía”. Dios es un ser espiritual racional que es todopoderoso, omnisciente y todo amor, omnipresente, incambiable, trascendente, eterno, y el creador personal de todo lo que existe. En ocasiones puede decidir actuar en formas llamadas milagrosas.



Creer es el acto de la consciencia humana que realiza un compromiso personal a una propuesta.



Filosofía es la disciplina intelectual que examina de manera critica los fundamentos de otros campos de estudio. Aunque muchos cristianos opinen que la filosofía sea anti cristiana, lo cierto es que se puede defender la fe cristiana recurriendo a la filosofía. Veamos un ejemplo practico de ello. Supongamos que crees en Dios y alguien te dice: “Si Dios es todopoderoso, puede hacer una roca tan grande que no pueda con ella?”, al parecer estás atrapado porque si dices que Dios puede crear dicha roca, entonces es que no es todopoderoso porque no puede cargarla, y si respondes que Dios no puede crearla entonces no es todopoderoso porque no es capaz de crear la roca. Si piensas detenidamente puedes llegar a una respuesta apropiada como la siguiente: “Ya que Dios es todopoderoso, por definición, no puede hacer algo que sea más poderoso que él mismo, incluyendo una roca que no pueda cargar. Pero puede hacer la mayor roca posible y cargar con ella ya que pedir a Dios que cree una piedra que no sea capaz de cargar es pedirle algo sin sentido como si le pidieras que creara un hermano hijo único, o un circulo cuadrado.

”

Hablar de un resurgimiento en cuestiones filosóficas por parte de los filósofos no significa que tales cuestiones dejasen de existir, sino que ahora se discuten con más rigor como nunca antes en el mundo moderno. Ahora, además, las personas mas brillantes incluyen a teístas, como señala el filósofo Roderick Chisolm de la universidad Brown.



El regreso del teísmo tradicional a la filosofía se explica por las siguientes razones: La muerte del positivismo lógico, la falta de rigor intelectual en el teísmo liberal, y el incremento de la sofisticación de los argumentos teístas.




La muerte del positivismo lógico


El positivismo lógico es una posición filosófica que mantiene que algo tiene sentido si es cierto por definición o si se puede percibir por los cinco sentidos (por lo que Dios no tiene sentido para los positivistas). A esto se le llamó el Sentido de Criterio Verificable. Aunque el pensamiento de que creer en algo que no se puede ver o tocar es un sin sentido está generalizado a nivel popular, el positivismo lógico ha sufrido una muerte filosófica. El filósofo de la ciencia Del Ratzsch señala los problemas del Criterio Verificable. Primero, hay varios principios esenciales de la ciencia que no se pueden comprobar empíricamente pero que se presuponen para poder probar otras proposiciones científicas. Segundo, no podemos comprobar el error y la maldad de, por ejemplo, el asesinato. Y por último, el Criterio Verificable se contradice a sí mismo ya que no se puede comprobar empíricamente. 




La falta de rigor intelectual en liberalismo teológico


Muchos eruditos conservadores están de acuerdo con la renovada filosofía que busca plantear filosóficamente las tradiciones teístas, aunque no todos los teólogos comparten este interés porque piensan que los filósofos cristianos asumen la credibilidad de los conceptos teístas tradicionales que están en conflicto con el relativismo moral que abrazan los teólogos contemporáneos. Gordon Kaufman, un teólogo liberal, defiende esta postura pobremente, lo cual, según responden los filósofos cristianos Stump y Kretzman, es otra evidencia de la incoherencia de algunos pensamientos teológicos aparentemente “profundos”.



Kaufman acusa a los filósofos cristianos de mostrar una intolerancia social y una antipatía hacia otras religiones, a lo que Stump y Kretzman responden que su posición (la de Kaufman) es más antipática e irrespetuosa que la del cristianismo tradicional ya que rechaza como falsos todas las pretensiones por parte del cristianismo, judaísmo, e islamismo y otras religiones de conocer cosas verdaderas en cuanto a la naturaleza de Dios y la salvación humana. Kaufman, además, afirma que “Dios está más allá de nuestro entendimiento y conocimiento”, y como Stump y Kretzman señalan, está haciendo una afirmación de su conocimiento acerca de la naturaleza de Dios, “a saber, que la naturaleza de Dios tiene la propiedad de ser inescrutable para nosotros. Pero si Kaufman es capaz de conocer una de las propiedades de Dios, su afirmación es falsa en sí misma”. Y al condenar el holocausto y otras atrocidades morales como esencialmente malas, Kaufman contradice su defensa del relativismo epistemológico y ético, dando a entender que existen algunos valores que no dependen de la cultura. Además, como relativista ético y epistemológico, ¿cómo puede criticar Kaufman a los filósofos cristianos por proseguir con su interés en la teología cristiana tradicional? ¿No están las ideas de los filósofos cristianos “moldeadas por el marco de orientación cultural y simbólico en el cual viven y piensan?” ¿Dónde está la simpatía de Kaufman por este “movimiento religioso alternativo?

”

El tipo de argumentación en el artículo de Kaufman es típico de mucha de la literatura teológica liberal. Por esta razón, los filósofos no han sido capaces de encontrar nada lógicamente incorrecto en seguir discusiones teológicas rigurosas de temas de la teología tradicional.




Incremento en la sofisticacion del argumento teologico


Tradicionalmente se han usado cuatro diferentes argumentos para defender la racionalidad de la creencia en Dios: el teológico, el moral, el ontológico y el cosmológico. Ahora los filósofos han revivido algunos de esos enfoques tradicionales con mayor sofisticación y rigor intelectual. Estudiaremos los dos argumentos que mencionamos al principio: (1) La defensa de la racionalidad de la creencia en Dios aparte de la evidencia, de Alvin Plantinga, y (2) el argumento cosmológico kalam de William Lane Craig.




La racionalidad de la creencia en Dios


Plantinga argumenta que creer en Dios es racional aparte de cualquier evidencia, al contrario que el argumento de los evidencialistas, que argumentan que se tiene justificación racional para creer en algo si es fundamental para el conocimiento o está basado en la evidencia. Plantinga pregunta por qué la proposición “Dios existe” no puede ser fundamental para el conocimiento y de esta manera no necesitada de una evidencia, a lo que los evidencialistas responden que sólo las proposiciones propiamente básicas, es decir, auto-evidentes e incorregibles, son fundamentales para el conocimiento.

Plantinga responde preguntando cómo uno sabe que las proposiciones auto-evidentes e incorregibles con las únicas que son apropiadamente básicas, además de enunciar que la proposición “sólo las proposiciones que son auto-evidentes e incorregibles” no es apropiadamente básico, ya que no es auto-evidente ni incorregible. Por lo tanto, el criterio del evidencialista es inadecuado, y no puede cancelar la posibilidad de que creer en Dios es apropiadamente básico. Además defiende que muchas cosas en la vida son racionalmente creíbles a parte de la evidencia, como por ejemplo creer que el mundo no fue creado hace diez minutos con toda la apariencia y recuerdos de un mundo que tiene miles de millones de años de antigüedad.




El argumento cosmológico kalam


El argumento kalam se puede poner de la siguiente forma:

  1. Todo lo que comienza a existir lo hace por una causa.

  2. El Universo tiene un comienzo.

  3. Por lo tanto el Universo tiene una causa.



Este argumento presenta una serie de alternativas. Primero, el universo o tuvo un comienzo o no lo tuvo. Segundo, si el universo tuvo un comienzo, entonces fue o causado o no causado. Tercero, si el comienzo del universo tuvo una causa, entonces esta causa fue o personal o impersonal. Al mostrar que una parte de cada alternativa es más razonable que la otra, este argumento muestra la sensatez de creer en la existencia de un creador personal, Dios.




(A): ¿Es más razonable creer que el Universo tuvo un comienzo o que no lo tuvo?



Cuando uno piensa en una serie de eventos en el tiempo, no piensa en ellos como sucediendo todos a la vez, sino uno tras otro. Las series de eventos en el tiempo no pueden ser realmente infinitas porque a un conjunto infinito no se le puede añadir nada, está completo, y las series de eventos en el tiempo siempre se están incrementando. Si el Universo no tuviera un principio, entonces cada evento estaría precedido de un numero infinito de eventos, Pero si nunca se puede llegar al infinito por añadir un integrante tras otro, nunca podría llegar al día presente. Entonces parece más razonable creer que el universo tuvo un comienzo.




(B): ¿Es más razonable creer que el Universo fue causado o no causado?

Ya que el testimonio abrumador de la experiencia humana testifica del hecho de que algo no puede surgir de la nada, una vez es establecido que el universo comenzó a existir, la persona razonable no dudaría en afirmar que el universo tuvo una causa. Quizá uno pudiera todavía afirmar que es lógicamente posible que el universo no tuviera una causa, pero esto no parece ser metafísicamente posible. Por lo tanto, es más plausible que el universo fue causado si tuvo un comienzo.




(C): ¿Es más razonable que el Universo tuvo una causa personal o impersonal?



Defendiendo que esta causa es personal, Craig pregunta, “¿cómo puede llegar a existir un primer evento si la causa de ese evento siempre ha existido? ¿Por qué no es el efecto tan eterno como la causa?” La única manera de tener una causa eterna pero con un evento que comienza en un punto del tiempo es si la causa es un agente personal que decide libremente crear un efecto en el tiempo. Entonces parece ser mas razonable creer que la causa fue personal.




Conclusión


No hay duda de que la batalla intelectual entre la fe y la incredulidad continuará. Pero lo que es increíble en cuanto al reciente resurgimiento del teísmo es que comenzó en un tiempo en el que la muerte de Dios había sido pronunciada.



Algunas personas pueden decir que Dios está mirando hacia abajo y está entretenido con los débiles intentos de los filósofos de demostrar la racionalidad de creer en él a un mundo en el cual tantas personas, completamente inconscientes del argumento cosmológico o cualquier otra prueba teísta, todavía creen y confían en Dios.



No obstante tal cinismo absoluto en cuanto a la mentalidad humana parece inconsistente con una verdadera fe robusta. Si Dios existe (y ciertamente creo que existe) y nos ha dado nuestras mentes y corazones con los que pensamos y sentimos, es axiomático que él estuviera interesado con cada minuto detallado de nuestra existencia intelectual y emocional. Consecuentemente él permitiría al simple sentirse seguro en una fe simple basada en un Dios infinitamente complejo y a los que están más inclinados filosóficamente a encontrar satisfacción intelectual en el estudio de un Dios infinitamente complejo al que sólo se puede encontrar personalmente a través de un simple acto de fe. A pesar de si uno encuentra el resurgimiento de la filosofía teísta decepcionante o animador, no puede negar que es una parte importante y fascinante de nuestro entorno intelectual contemporáneo.

Francis J. Beckwith

Catedrático de Filosofía

Universidad de Nevada, Las Vegas.

Traducido por Ignacio Rubio Guisasola.

Resumido y adaptado por Esli D. Martínez Maldonado

© Mente Abierta 2003

Web Site powered by: midirectoriopr.com